• Martin Aguilar

Planear la Manera en que Produces...

A pesar de que Industria de Diseño Textil S. A. (Inditex) no es un nombre ampliamente conocido, la mayoría de jóvenes de casi todo el planeta sí conocen la emblemática imagen de esta compañía: la cadena de tiendas Zara. Actualmente, el grupo Inditex es una de las principales compañías del sector textil junto con la estadounidense Gap, la sueca H&M (Hennes & Mauritz) y la empresa italiana Benetton. Desde la apertura de la primera tienda de Zara, el 15 de mayo de 1975 en La Coruña, hasta la actualidad, la compañía se ha convertido en un fenómeno empresarial que ha revolucionado el mundo de la moda. El crecimiento de esta empresa ha sido impresionante y supone un caso de estudio para universidades y escuelas de negocio de todo el mundo. Ya no caben en su etiqueta todos los precios de los artículos de cada uno de los países en los que Zara está presente (antes sí aparecían junto con la bandera del país al lado del precio correspondiente), por lo que ahora ya sólo aparece el precio en la moneda del país en el que se ubica la tienda en cuestión.

Cada vez que un cliente adquiere una prenda en cualquier tienda de Zara del mundo, el vendedor registra toda una serie de datos estandarizados referidos a las preferencias de este comprador. Así, en función de la información recopilada por los vendedores, el responsable de cada tienda elabora un informe semanal que transfiere a la sede central. Todo ello agiliza la transmisión de información de la demanda local en tiempo real. Además, un equipo de profesionales de Zara se dedica a viajar por todo el mundo buscando ideas nuevas y siguiendo de cerca las últimas tendencias de moda. Universidades, centros comerciales, ferias y exposiciones, pasarelas de moda e incluso mercadillos son recorridos por personal de la compañía que toma buena nota de las propuestas más interesantes e innovadoras. Así, con la información precedente de las tiendas y la del personal en constante movimiento por el mundo, en el centro logístico de Arteixo, en La Coruña, más de 200 diseñadores se encargan de procesar los datos recibidos y determinar las tendencias del mercado. Toda esta información servirá para preparar las órdenes de aprovisionamiento y producción. La agilidad en el conocimiento de los gustos del cliente permite reducir los costes de mantener inventarios innecesarios y vuelve a la empresa más flexible ante cambios rápidos en los gustos del consumidor. La flexibilidad es el sello de Zara.

Mientras que la competencia generalmente fabrica sus colecciones (dos al año) con seis o nueve meses de antelación, Zara produce gran parte de sus modelos al momento y a la carta.

Si los clientes demandan, por ejemplo, una camiseta de cuello redondo y no la de escote en V del modelo actual, una nueva versión con cuello redondo puede llegar a la tienda en diez días. Si Jennifer López aparece con un nuevo look, esta empresa textil puede lograr una versión para sus tiendas en semanas. Cerca del 50% de las prendas que forman las colecciones de la compañía pasan del boceto a la tienda en tan sólo quince días. Para lograrlo, Zara ha conseguido a lo largo de años una elaborada estructura de distribución. El centro de logística en Arteixo, La Coruña, es un edificio inteligente que está conectado a través de túneles subterráneos con las fábricas y talleres vecinos. Así, las mercancías se transportan por medio de bandas subterráneas que agilizan la distribución de las prendas. Las etiquetas electrónicas evitan errores, el diseño asistido por ordenador acelera el periodo de diseño de los nuevos modelos y los robots utilizados en el corte de la tela y la confección de prendas optimizan el aprovechamiento de las materias primas. El sistema de producción de Zara es muy distinto al de la competencia. Mientras la estadounidense Gap o la sueca H&M encargan gran parte de la producción a países de Asia o de Centroamérica en los que la mano de obra es más barata, Ortega llena sus tiendas, salvo excepciones, con productos de sus propias fábricas en España. Gap diseña y vende, pero no fabrica. Lo mismo ocurre con la sueca H&M, mientras que Benetton diseña y fabrica, pero las tiendas son en franquicia.

Con Información del Libro " Dirección de operaciones: decisiones estratégicas y tácticas de la producción" De Ana Núñez Carballosa/ Laura Guitart Tarrés/ Xavier Baraza Sánchez


12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo